Menú degustación

No me busques en las demostraciones, ni encima de un pedestal, ni detrás de una bandera. No me vas a encontrar en discusiones sobre la superioridad de una raza, la fortaleza de un sexo o el dominio de una clase. No me preguntes por el concepto de patria o el sentimiento de nación, porque no tendrás una respuesta clara. Pero sí sabrás de mí si te fijas en el tipo que está sentado a la mesa, saboreando el menú degustación que pensábamos que nunca nos íbamos a comer.

Entrantes exóticos, como la ensalada suiza con reducción de coraje, el revuelto hondureño o la enchilada son los que ponen en marcha la adrenalina de mis procesos gástricos. Son el puré portugués o la paraguaya a los tres palos los que despiertan las papilas gustativas de mis emociones, antesala ideal de postres tan deliciosos como el flan alemán o el sorbete de naranja mecánica (aunque ya no lo sea tanto) Es allí, en la mesa de los abrazos, los pelos de punta y las lágrimas que saltan sin ni siquiera haber calentado antes, donde está mi patriotismo. Ésta es mi pica en Flandes, por encima de todas las demás tonterías.

Anuncios

Una respuesta

  1. Grande la definición de un mes de pasión y corazones a cien!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: