La tortilla de Ferrán. Sifón, día 2

Resulta que el mismo día que aprendo a hacer la tortilla del siglo XXI, la deconstrucción con espuma de patata que hizo famosa Ferrán Adriá, va la lista San Pellegrino World’s 50 Best Restaurants y dice que elBulli ya no es el mejor restaurante del mundo. Manda cojones. Para alguien como yo, con un toque obsesivo a medio camino entre Woody Allen y Mafalda, este tipo de requiebros dan mucho que pensar. Porque, a una mala, a lo mejor lo que el destino nos está intentando decir es que conducimos en dirección contraria, y que por más que nos esforcemos siempre vamos a llegar tarde.

Mientras E, profesora de cocina, presumía el otro día, sin hacer ostentación, de estar pasándonos el testigo de una receta única, fruto de la investigación, la vanguardia y una cierta bizarría a la hora de reinventar una combinación tradicional de ingredientes, el pobre Ferrán estaba cediendo el cinturón de campeón de los pesados a un púgil de los pucheros danés. Casi puedo verle, en su rincón de un cuadrilátero imaginario, rodeado de sus segundos y magullado dentro de su bata, mientras el escandinavo de los puños de oro (puños de almirez, se entiende) proclamaba a los cuatro vientos la victoria de su cocina zen ecoequilibrada. El único en cuatro años capaz de machacar las patatas de la tortilla de Ferrán, hasta reducirlas a un segundo plato. Vaya tela.

Pero ya sabemos lo que pasa con estas cosas de la imaginación, que luego no son para tanto. Así que Ferrán ha salido en los medios de comunicación quitándole hierro a la movida. Lo importante es que siga reinando la cocina española, dice. Y a mí me tranquiliza el tono sobrado de quien sabe que ha puesto cara a una revolución, y lo que te rondaré, morena. Quizá no nos estábamos dando cuenta de que conducíamos por una carretera de doble dirección.

Por lo demás, la clase de sifón deparó un par de recetas además de la tortilla: espuma de pil pil para decorar lomos de bacalao, y una mousse de chocolate blanco con lichis que, como postre, queda de lo más pintón.

¿Se entiende ahora por qué en el subtítulo de este blog aparece eso de las crisis personales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: